(511) 461-6565INFO@VETERINARIARUBIO.COM.PEDE LUN A SAB: DE 09:30-18:00

Intoxicación en gatos

26 julio, 2017 by Veterinaria Rubio0
paracetamol-gato-1200x800.jpg

Las intoxicaciones accidentales en el gato son “casi siempre” menos frecuentes que la de sus compañeros perrunos. Quizás porque los gatos son más cuidadosos al comer, fruncen la nariz y huelen con desconfianza cualquier alimento nuevo. Esto quiere decir que no comen cualquier cosa y además vomitan con facilidad cualquier sustancia dañina que pudieran ingerir. No obstante, ellos se pueden intoxicar accidentalmente al comer plantas tratadas con insecticidas o devorar presas envenenadas.

Los felinos se envenenan también por culpa de su innata tendencia a la limpieza. El gato que accidentalmente se ensucia el manto con sustancias tóxicas puede envenenarse lamiéndose durante su higiene cotidiana. El hecho de lamerse vuelve peligrosos incluso ciertos medicamentos aplicados sobre la piel.

En los últimos años, la tenencia de gatos en nuestros hogares como compañeros y mascotas ha ido en aumento, y talvez por esto cada vez se diagnostican más intoxicaciones en estas mascotas, porque nos confiamos en exceso de ellos; o porque incluso algunos nos atrevemos a medicarlos.

Los gatos son animales especiales, que responden diferente a la administración de medicamentos usados en el hombre o inclusive en el perro, por lo tanto solo se debe suministrar medicamentos a sus GATOS cuando este haya sido indicado por su MÉDICO VETERINARIO.

Es importante recalcar también el rol que juega el propietario, cuando se sospecha o se esta frente a un cuadro de intoxicación o envenenamiento; ya que siempre son ellos los primeros que detectan los cambios en su mascota. Es por esto que si su gato esta envenenado, ha ingerido o ha estado en contacto con algún toxico, es necesario averiguar la naturaleza del producto, cuando lo ingirió o contacto, e informar el estado del animal (si esta normal o ha aparecido algún síntoma) a su veterinario. Todas estas información ayudara a acercarnos a un certero diagnostico para iniciar con prontitud el tratamiento adecuado; ya que no todas las intoxicaciones y envenenamientos son tratados igual.

 

A continuación les presentamos pequeña síntesis de las principales sustancias toxicas (medicamentos, insecticidas, raticidas, desinfectantes y venenos) que podemos tener en casa, los cuales podrían enfrentar a nuestra mascota con un cuadro de intoxicación o envenenamiento.

MEDICAMENTOS DE USO HUMANO
QUE NO DEBEN SER USADOS EN GATOS

Los gatos no pueden metabolizar adecuadamente muchos medicamentos y vitaminas. En consecuencia, tras su administración, pueden desarrollar síntomas de intoxicación. Los medicamentos más comunes que podemos tener en casa de venta libre y de uso propio, pero que para un gato resultan mortíferos son:

 

El Paracetamol o Acetaminofen

Se trata de un antiinflamatorio y antifebril muy usado en medicina humana. Apenas 1 comprimido puede ser fatal para un gato adulto. Este fármaco en gatos daña al hígado y produce depresión, una respiración rápida, las mucosas se tornan de color azul (cianóticas), produce una excesiva salivación, orina color chocolate y puede ocasionar LA MUERTE. Lo podemos encontrar con diversos nombres como: TYLENOL, PANADOL, PERCOCET, ETC.

 

El Ácido Acetil Salicílico

La famosa “Aspirina”, como todos mayormente la conocemos, es uno de los analgésicos y antifebriles comúnmente empleados en humanos. Sin embrago, para los felinos domésticos es un arma mortal. Primero estimula a una respiración rápida y después la deprime, produce vómitos (a veces con sangre), depresión, baja de temperatura, anorexia, orina con sangre debido a la lesión renal que produce.

En un ser humano, 1 comprimido de aspirina lleva de 3 a 4 horas para ser eliminado del organismo, en los FELINOS, 1 comprimido de aspirina lleva 72 horas para ser eliminado, es decir dura 3 días. Por lo tanto, el ácido acetilsalicílico en gatos, sólo en pocas dosis a comparación de los perros, ¡PUEDE SER FATAL! Es potencialmente mortal.

 

Otros Antiinflamatorios (AINES)

Los AINES son antiinflamatorios no esteroides, se usan en medicina humana y algunos también en veterinaria pero en dosis adecuadas para nuestras mascotas. Entre los principales tenemos el Ibuprofeno, Naproxeno y Ketoprofeno. Los signos de intoxicación en animales, varían con la dosis, el número de dosis, la edad, la presencia de medicamentos concurrentes, de condiciones médicas y muchos otros factores. Los signos más comunes incluyen vómito, depresión, falta de apetito, diarrea y movimientos incoordinados. Sobredosis pueden producir hemorragias gastrointestinales en las primeras 2 a 6 horas y con un punto máximo a las 12 horas mas la ulceración. Los signos clínicos en estos casos incluyen vómito prolongado, dejan de comer, depresión del sistema nervioso, vómitos con sangre y heces con sangre (melena). Su administración sin prescripción veterinaria es peligrosa.

 

Vitamina A

La vitamina A esta presente en los diversos complejos vitamínicos y fuentes de alimento. Suministrada en dosis adecuadas no es dañina, pero su consumo en exceso nos puede llevar a un cuadro de intoxicación progresivo, especialmente en gatitos que son alimentados con alimento casero donde su única fuente de proteína es el hígado, el cual es rico en esta vitamina.

Su exceso en la dieta, ya sea por complementos o por la misma dieta, produce somnolencia, baja de apetito, posición de sentado sobre el tren posterior con los brazos elevados, o tumbado pero sosteniendo su peso sobre las extremidades, se observa también rigidez del cuello y/o articulaciones, estreñimiento y pérdida de peso. Cuando es diagnosticada a tiempo, se puede corregir modificando la dieta o modificando el exceso de la fuente vitamínica, sin tener ningún efecto secundario.

 

Vitamina D

Es un nutriente que lo encontraremos en complejos vitamínicos, y que al igual que el anterior, administrado en dosis adecuadas, no causa ningún efecto toxico. Su toxicidad se relaciona actualmente con algunos raticidas, pues se encuentra asociado a su composición. Su exceso produce vómitos y diarreas, depresión, baja del apetito, sed desmesurada (polidipsia), así también aumenta la frecuencia de la orina (poliuria); todo esto debido a las lesiones renales y hemorragias del aparato digestivo y respiratorio.

VENENOS MÁS COMUNES QUE PODEMOS TENER EN NUESTRA CASA

1. Raticidas Anticoagulantes

Los rodetincidas más habituales son los que contienen Warfarina en su composición. Este es un potente toxico, que inhibe la coagulación, produciendo así la muerte en los roedores. Su peligrosa ingestión en los felinos, se da a través de la ingestión de roedores muertos por el tóxico en cuestión o por ingestión directa de los cebos, esta última presentándose muy raramente.

La mayoría de los matarratas son sustancias que inhiben la capacidad de coagulación de la sangre. En consecuencia, el cuadro clínico consiste en la aparición de hemorragias en diversas partes del organismo, produciendo heces y orina con sangre, dificultad respiratoria, decaimiento, palidez de mucosas y en caso de que el toxico sea ingerido en altas dosis produce la muerte sin causa aparente. Según el tipo de raticida ingerido, la gravedad del proceso es mayor o menor. El animal puede presentar desórdenes en la coagulación, problemas neurológicos, problemas gastrointestinales o infarto de riñón. En algunos casos resulta fatal y acaba con la vida del animal.

Para su mejor conocimiento e identificación, le brindamos una lista de los principales sustancias anticoagulantes que componen los diversos raticidas en el mercado:

– Warfarina
– Coumatetralyl (el famoso Racumin®)
– Brodifacoum (nombre comercial: Klerat® cebo)
– Cumarina ( raticida Campeona)
– Clorofacinona
– Difacinona
– Bromadiolone
– Brometalina
– Difetialone
– Flocoumafen
– Colecalciferol, etc

2. Órganosfosforados, Carbamatos y los Órganoclorados.

Este grupo de sustancias, son parte de la composición de diversos INSECTICIDAS que usamos a diario. Los dos primeros vienen en spray o también como collares contra parásitos externos para mascotas (con sustancias como el diclorvos, fenton, triclorfon, etc.); y los organoclorados son insecticidas como el DDT y el lindano.

Los gatos son muy sensibles a los efectos tóxicos de estos productos. La administración de éstos, ya sea en forma de collar, spray o pulverizadores, cuyo uso no esté aprobado para gatos, supone un riesgo importante de intoxicación, que puede incluso causarles la muerte. Los signos clínicos pueden aparecer en algunos minutos o varias horas tras la exposición, presentándose salivación, lagrimeo, secreción nasal, dificultad para respirar, estrechez pupilar, vómitos, diarreas. En otros casos se presentan temblores en la piel y músculos (fasciculaciones), debilidad, y parálisis. Ataca también al sistema nervioso, observándose convulsiones y coma. Su contacto con nuestros gatos PUEDE SER MORTAL, pudiendo ocurrir la muerte por insuficiencia respiratoria o a veces por paro cardiaco.

VENENOS MÁS COMUNES QUE PODEMOS TENER EN NUESTRA CASA

3. Sustancias diversas

Fuente: El cuidado del Gato,
Andrew Edney, David Taylor. Barcelona, 1996

Por último hay que tener en cuenta que las plantas también pueden causar una intoxicación a los felinos que viven en casa con plantas de interior, ya que suelen ser más tóxicas que las de exterior. Los gatos tienen el hábito de comer plantas, especialmente si son de vida interior y sedentaria. Para esto es necesario observar su comportamiento, la frecuencia en que realiza esto e indicar a su Veterinario el tipo de planta que es, para estar seguros si podría provocarle una intoxicación. Las manifestaciones clínicas arriba descritas pueden ser impactantes, pero recuerde comunicarse con su Veterinario, cuando se encuentre frente a un caso de intoxicación o envenenamiento o sospeche de este. El sabrá que hacer.

“Siempre contacte a su Médico Veterinario
en caso de una INTOXICACIÓN o sospecha de ENVENENAMIENTO”


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Design by: Prisma